viernes, 26 de junio de 2015

Unámonos en ideas y acción



Por Denis María Reyes
Está claro, la mayor fortaleza de los humanos no ha sido precisamente la cordura; pues han causado mucho daño a la naturaleza y ahora es que, limitadamente, están realizando exiguas acciones para revertir los males ocasionados a nuestro Mundo, daños que están repercutiendo cual boomerang sobre éste y el propio hombre.
Desde tiempos inmemoriales el ritmo destructivo ha ido en aumento, lo que advierte que, de seguir así, nuestros herederos solamente recibirán el despojo de este hermoso paraíso terrestre.
Mas que en el nuestro, para muchos la esperanza de salvación está en otros mundos ¡Mira que lo han buscado! Pero hasta ahora no hay ninguna certeza sobre la existencia extraterrestre, al menos al alcance de la vista humana. Todavía en nuestra Galaxia –hasta lo que sabemos- solamente estamos los de aquí; y aún así, continuamos nuestra devastadora marcha sobre la que sí podemos tocar: nuestra incomparable Tierra.
Cierto es que no se descartan las posibilidades de vida en un Mundo X, pero ¿Acaso podríamos vivir allí como aquí? No será mejor poner los pies firmemente sobre la Tierra. Y si hubiese un planeta similar; otra, o alguna raza bien distinta a la nuestra en un astro cualquiera, qué seríamos en ese lugar, sino unos extraños “aparecidos”. Mire el panorama de los emigrantes; y eso que somos del mismo planeta y de la misma especie.
¿Si entre nuestros similares existe la beligerancia y los conflictos de hoy en día; si los hubo en épocas anteriores, cuando el encuentro del Viejo y el Nuevo Mundo, entre continentes, países con extremos opuestos y entre los propios convivientes de las naciones, qué se puede esperar de la aproximación a seres más allá de nuestros confines? Se me antoja que no seremos para ellos más que meros intrusos, perturbadores de la tranquilidad, o avivadores de los conflictos de ese astro X, por nombrarlo de alguna manera. Al menos hasta tanto se reconozcan como Aliados o enemigos.
No niego la importancia de las investigaciones cósmicas, las que se hacen y sirven para saber de dónde venimos, quiénes somos, cómo surgimos nosotros y los planetas, cómo apareció y funciona este misterioso universo, pues las teorías son diversas; y qué podemos hacer para mejorar la vida terrestre; y sí, por qué no, hasta para saber de otros mundos y quizás ayudarlos y ayudarnos, a ser mejores seres. Pero he ahí la cuestión: que no siempre ese es el objetivo esencial. Más allá del bienestar de la humanidad, está la competencia por el dominio.
Por eso, no puedo aprobar de forma absoluta que con tanta pobreza, hambre, enfermedades y carencias, se derrochen millones en viajes cósmicos -sin negar su utilidad, ya lo dije- en lugar de resolver primero, la miseria de los terrícolas. Soy fan al descubrimiento de los misterios del universo, pero sentar bases firmes en nuestro lugar, y cuidar de éste y su gente -en mi opinión- tiene que ser el primer objetivo.
¿Cuánto habría reportado a la humanidad si esas millonadas se hubiesen invertido en solucionar los flagelos que la aquejan o sanear el planeta que tiene una situación cada vez más complicada?
Una terrible amenaza acecha a todos y apenas lo percibimos: el clima se deteriora, y con él, aparecen la escases de lluvias, enfermedades de la tierra, de los mares y de todo lo que vive en ella; se eleva el nivel de los océanos, el deshiele es indetenible, la desertificación no puede ser más evidente, el agua se agota, los suelos se secan, arrojan llamas, se agrietan, explotan … la tierra no aguanta más la carga de contaminantes que a diario está debilitando sus atributos.
Los pobres piensan... ¡Los pobres! en cómo matar su hambre, los ricos en seguir llenando sus arcas y los políticos en cómo continuar en el poder; y aún más, llegar a situarse en la cúspide del Mundo y hasta de universos -si existiesen- ajenos.
Esta humanidad, ha sobrevivido a terribles catástrofes naturales, pero... ¿Hasta cuando resistirá?
Es preciso reconocer que tirando hacia lados diferentes, jamás podremos proteger nuestro mundo.
Unámonos en ideas y acción y salvaremos la humanidad.
26/6/15
Publicar un comentario