lunes, 18 de noviembre de 2013

Juanica, Chan Chan y el Compay

Por Denis María Reyes


Máximo Francisco Repilado Muñoz, más conocido por Compay Segundo, seudónimo ganado por la voz interpretativa que hacía, fue más allá de esos pueblitos que menciona en su eternizado Chan Chan, pues viajó por toda Cuba, pero igual,  cruzó mares allende para cautivar a japoneses, Alemanes, españoles, dominicanos, canadienses, norteamericanos, mejicanos, suecos, austriacos, turcos, franceses, en fin, que con sus tradicionales sones, fascinó tanto a coterráneos como a foráneos del Caribe, Europa, Asia y América Latina.

Repilado Muñoz, nació el 18 de noviembre de 1907, en Siboney, Santiago de Cuba, ciudad precursora de la canción trovadoresca y del Son. Es autor de más de 100 obras en los géneros son, guaracha, bolero, guajira, Changüí y bolero-son e intérprete de su propia música, a la que le dio ‘sabor’ y ritmo con las notas sacadas de su guitarra, clarinete, del tres y “el Armónico”, instrumento que renovó a voluntad y por propia conveniencia.

Pero como no era descendiente de músicos, su primer habilidad no fue la de componer, sino la de torcer tabacos, oficio que desde los 9 años alternaba con el de fígaro y que abrazó nuevamente en 1959 hasta la edad de la jubilación, momento en que regresa a la música que jamás dejó de lado, pues la continuó y aún pasados sus noventa años, con esta alcanzó la cúspide de la popularidad, precisamente con su pegajoso Chan Chan.

Este destacado autor e intérprete tuvo entre sus propósitos no dejar morir la música campesina. Ese fue su principal proyecto cuando forma, junto a Lorenzo Hierrezuelo, el dúo Los Compadres. Integró Bandas, grupos y conjuntos musicales; septetos, quintetos, cuartetos, tríos, tocó música clásica y compartió escenarios con personalidades de notoriedad como Sindo Garay, Miguel Matamoros, Benny Moré y Ñico Saquito; e incursionó, con su música, y la de otros eminentes autores, en el cine y en el teatro.

Por su música, el distinguido artista, fue condecorado con la Orden Félix Varela de Primer Grado, el más alto laurel en las artes de Cuba y con el Premio Grammy, por su participación en el disco Buena Vista Social Club, entre numerosos galardones más; e igualmente -por su mérito- departió con personalidades de la política, la religión y del arte, que ponderan el prestigio de este típico artista propagador de la cultura de la Isla caribeña.

¿Y que le inspiraría el famoso Chan Chan?

Aseguran conocedores de la vida y obra de Repilado, que éste dijo al respecto:"Yo no compuse Chan Chan; lo soñé. Sueño con la música. A veces me despierto con una melodía en la cabeza, oigo los instrumentos, todo muy clarito. Me asomo al balcón y no veo a nadie, pero la escucho como si estuvieran tocando en la calle. No sé lo que será. Un día me levanté escuchando esas cuatro noticas sensibles, les puse una letra inspirándome en un cuento infantil de cuando yo era niño, Juanica y Chan Chan, y ya ves, ahora se canta en todo el mundo".
 
Otros cronistas varían un tanto la idea original de esta canción de son, escrita en 1987, cuya versión más conocida y de mayor fama en el mundo es la primera pista del disco Buena Vista Social Club, con Eliades Ochoa e Ibrahim Ferrer. 

Sueño, leyenda o realidad, lo cierto es que, los personajes de esta obra musical –Juanica y Chan Chan- cobraron fama con el Son de Compay. Cuentan, que se trataba de dos enamorados que construían su casita. Él, Chan Chan, extraía arena de la mar, y ella, Juanica, la zarandeaba en un jibe o tamizador; y mientras ella lo hacía, se contoneaba de tal manera que le provocaba “vergüenza” a Chan Chan, con lo que éste se ruborizaba ¡Y de qué manera! Actitud que dio lugar a más de una interpretación.

Los pueblitos a los que este autor cubano hace referencia, se encuentran -de alguna manera- en el centro, antes o después de un enlace ferroviario muy activo. Los viajeros que se trasladan por esa línea van hacia otras, y esas localidades; todas pertenecientes a la oriental provincia de Holguín, lugares por donde se cree anduvo, con cierta frecuencia, el multipremiado en Cuba y otras partes del mundo, Compay Segundo.

La humilde procedencia de este cantautor cubano contraste con su amplia trayectoria artística, que fue mucho más allá de Alto Cedro, Marcané, Cueto y Mayarí, entorno donde quizás ubicábamos al “Compay” que inmortalizó a Juanica, a Chan Chan y a su ilustre “Chan Chan”.

Mas, como creo que les gustará conocer la agraciada letra de esta melodía, ahí se las dejo ¡Disfrútenla!

De Alto Cedro voy para Marcané
Llego a Cueto voy para Mayarí
(Repetir x3)

El cariño que te tengo
Yo no lo puedo negar
Se me sale la babita
Yo no lo puedo evitar

Cuando Juanica y Chan Chan
En el mar cernían arena
Como sacudía el 'jibe'
A Chan Chan le daba pena
Limpia el camino de pajas
Que yo me quiero sentar
En aquel tronco que veo
Y así no puedo llegar

De Alto Cedro voy para Marcané
Llego a Cueto voy para Mayarí
(Repetir x3)

(Instrumental solo)

De Alto Cedro voy para Marcané
Llego a Cueto voy para Mayarí
(Repetir x2)

De Alto Cedro voy para Marcané
Llego a Cueto voy (lentamente) para Mayarí

El recuerdo de Compay Segundo quedó en la memoria viva de todo el que lo escuchó, pero igual, en las innumerables grabaciones que dejó para la posteridad.

18/11/13
Publicar un comentario