sábado, 29 de octubre de 2011

Rescatan Opus, del artista Abel García

26 Octubre, 2011 - 20:15

Credito:

Elvia Buenrostro / El Economista

El preámbulo de Opus Liber Unus es la muestra pictórica Opus del artista queretano Abel García Salinas, que se conoce en 11 países del mundo y casi nada en Querétaro, esto por su fuerte resistencia interna de buscar apoyos.

“La Galería DRT, a través de Gerardo Proal, me buscó desde hace 10 años y tardaron seis en contactarme y yo tardé otros dos años porque me resistía a pararme en sus oficinas”, aceptó Abel García.

Después de las negociaciones fue posible que se logrará la exposición de 21 de sus obras creadas con la técnica de dibujo, óleo y acuarela, que permanecerán hasta el 20 de noviembre.

Omisión de autoridades

El artista queretano dijo que solicito ayuda del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes para una beca. “Me pasaba o faltaban años, pero nunca estaba en la edad adecuada, el gobierno del estado tampoco me hizo mucho caso al respecto, así que he navegado con bandera propia y no he dejado de pintar”, aseveró.

Quizá por ello no gusta de visitar oficinas ni de perseguir gente, “es mi forma de ser y de repente soy hasta chocante, eso me provoca naturalmente que no me admitan en algunos lugares; me llaman más de otros lados que de Querétaro”.

Advirtió que no tiene una colección de su obra, porque no la puede guardar y vive de su venta, “un mes que no venda se me cuelga todo del pescuezo y eso no lo deja a uno estar en paz”.

Reconocimiento

Opus es apenas la segunda exposición individual en Querétaro, durante 40 años de trayectoria artística, aunque su trabajo se conoce en Cuba, India, Estados Unidos, Guatemala, Ecuador, Bolivia, Perú, España, Polonia, Rusia e Italia.

Abel García añadió que Opus tiene una inversión de dos años de trabajo y hay 75 gráficas de su obra y Araceli Ardón fungió como la escritora y Gerardo Proal como el productor del libro, que se presentará el 15 de noviembre en la Galería DRT.

El artista, de más de 50 años de edad, comentó que su gran instructor lo conoció en los años 70 en Bellas Artes de Querétaro. “Jesús Rodríguez de la Vega fue mi maestro, en realidad, él es el único que lo ha sido, aprendí más de escultura con él”, agregó. Aunque también mencionó a Agustín Rivera, Eduardo Pardo y Ernesto Estrada.

elvia.buenrostro@eleconomista.mx

Publicar un comentario