domingo, 27 de marzo de 2011

Urge ganar la sabiduría que perpetúe la Existencia y el Planeta

Por Denis María Reyes

A la par que en el mundo ocurren frecuentemente espeluznantes fenómenos naturales con enormes pérdidas humanas y materiales, los hombres aumentan las tristezas y las miserias con acciones que finalmente arrasarán hasta con la propia ‘manzana de la discordia’: el petróleo.

Con el pretexto de apagar conflictos ficticios, reales o que solamente competen a los querellantes, los autotitulados “gendarmes” del Planeta van de un lado a otro asolando todo a su paso con tal de amasar el profuso oro negro depositado por la naturaleza en algunos sitios de nuestro maravilloso mundo.

Las lágrimas por adversidades ineludibles afligen, pero más aún si las arrancan la maldad de los semejantes, como sucedió aquél 9 de agosto de 1945 en Hiroshima y Nagasaki; o en Vietnam o cualquier lugar donde los hombres a fuerza de bombazos destruyen la vida humana y natural, así como los medios creados por él para su propio bienestar.

En nuestro mundo, hubo una Primera Guerra Mundial, una II e innumerables conflictos más en los que siempre han participado importantes potencias Imperialistas. Excusas diversas han sido argüidas; entre ellas,  la “defensa de los derechos humanos” sin embargo –y no es un secreto para nadie- las verdaderas intenciones siempre han sido más que claras; y el resultado Obvio.

Como irrebatible son los alarmantes sucesos naturales en diferentes puntos del Planeta. Apenas sufrimos el infortunio de Haití y ya tenemos otro –entre varios más- tan espantoso como el de Japón, por citar algunos de los más conmovedores de los últimos tiempos.

El número de damnificados por cataclismos naturales aumenta rápidamente y según cálculos de expertos, en el 2015 la cifra podría llegar a los 375 millones de personas afectadas por esta causa. De la misma manera -se dedujo en informe de la ONU- en el 2010 la cuantía económica por catástrofes triplicó las cifras totalizadas en el año 2009.

Durante el 2010, por la misma razón, las muertes totalizaron 295.000, tras 950 desastres ocurridos en el mundo ¿acaso les parecen pocas a los ‘señores de la guerra’?

Apenas el 2011 comenzó y ya, solamente en Japón suman más de 27 mil -entre fallecidos y desaparecidos- las víctimas de la aterradora catástrofe que devastó esa nación el pasado día 11; amén  de  los enormes daños al entorno y a la economía.

“Señores de la Guerra”, esta tierra hirviente no necesita de tizones para avivar la llama natural que está resquebrajando sus entrañas y engullendo todo lo que encuentra a su paso; sin embargo, a pesar de la escasez sensorial de algunos individuos, si se precisa de personas que se sumen a los millones que han unido sus voces para defender el tambaleante mundo de hoy.

Urge que en cada humano penetre la sabiduría que perpetuará la Existencia y el Planeta.

27/03/11
Publicar un comentario