lunes, 7 de septiembre de 2015

El año más cálido desde 1951

En agosto la temperatura media fue de 28,2 grados Celsius, valor que supera en 0,7 el promedio histórico mensual

Autor: Orfilio Peláez | orfilio@granma.cu
6 de septiembre de 2015 22:09:31
Foto: Yaimí Ravelo
 
El periodo de enero a agosto del actual año ha sido el más cálido registrado en Cuba desde 1951 a la fecha, indicó el Centro del Clima del Instituto de Meteorología en su más reciente Boletín de Vigilancia del Clima, correspondiente al octavo mes del calendario.

Según precisa la propia fuente, en agosto la temperatura media fue de 28,2 grados Celsius, valor que supera en 0,7 el promedio histórico mensual de esa variable, y lo ubica como el tercero más caluroso de los últimos 64 años.

Asimismo se establecieron nueve récords de temperatura máxima en las estaciones meteorológicas de Santa Lucía con 35,1; La Palma, 35,4; Bauta, 35,3; Bainoa, 34,6; Casablanca, 36,5; Cienfuegos, 36,4; Trinidad, 37,3, Júcaro, 36,8; y Holguín, 37,9.

Resulta de interés mencionar que en Casablanca, en la capital, hubo 29 días con condiciones de calor intenso. Para esa localidad constituyó el agosto más caliente desde 1981.

También el evento El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) continuó su desarrollo al ocurrir un sustancial incremento de la temperatura superficial del mar en el oceáno Pacífico ecuatorial, con anomalías que llegaron a los 2,4 grados, la mayor cifra alcanzada durante un mes de agosto a partir de 1997, y superior a la reportada en esta época del año en las apariciones de tan complejo proceso de interacción océano-atmósfera acaecidas en 1972 y 1982.

La mayoría de los modelos insisten en plantear que el actual ENOS (ya tiene rango de moderado) seguirá intensificándose y debe llegar a la categoría de fuerte entre septiembre y octubre, algo que de manera habitual suele suceder a finales de año o comienzos del siguiente.


Sobre el comportamiento de septiembre, se prevé que sea muy cálido con temperaturas máximas y mínimas por encima de lo normal en todo el país, mientras los totales de precipitación deben estar cerca o por debajo de los habituales. De cumplirse los vaticinios, ello implicaría la persistencia de los déficits de lluvia que vienen manifestándose a lo largo del 2015.
Publicar un comentario