jueves, 1 de marzo de 2012

La madre más perfecta

Por Denis María Reyes

La Naturaleza, la madre más perfecta, creó al hombre y puso a su alcance todo lo imprescindible para tener una vida saludable en el propio medio ambiente que le dio el ser, pero también lo dotó de la inteligencia que podría salvar o perder al mundo.

En el Entorno encontraba alimentos, medicina y tenía todo para vivir holgadamente, pero él, desde los inicios, cogió del entorno lo que requería y lo que no; y no fue hasta hace unos pocos años que comenzó a pensar en la necesidad de luchar por un mundo sostenible y útil a las sociedades de todos los tiempos.

Los alimentos estaban en los árboles , en los ríos, en los mares, en la propia tierra,  y en sus alrededores, enriquecidos hasta por la pureza ambiental que les rodeaba, mas su insensatez, tempranamente lo condujo por los caminos del mal.

No tardó en contaminar y arrasar con la floresta, la fauna y con el estado ambiental como si fuese su dueño universal, tal y como los señores imperiales de hoy proceden al ambicionar la hegemonía del mundo, sin percatarse que al final tendrán que retirarse de éste con las manos tan vacías como  llegaron al nacer.

Sería una necedad ignorar los beneficios que ha tenido la raza humana por su gran cerebro, sin embargo igual tenemos que lamentar las consecuencias adversas por las maléficas ideas de muchos de los hombres.

Mientras medito comienza a revolotearme una idea ¿Serán los hombres realmente inteligentes? Y es que sus actitudes contradicen esa condición. Hoy la vida pende de un hilo por procederes humanos que nada le aportan, sino por el contrario.

Recientemente -por citar un mero ejemplo- al calor del encuentro de intelectuales con el Líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, él hizo referencia al razonamiento de Zuleika Romay, presidenta del Instituto Cubano del Libro, cuando ella expresaba: "Como en las previsibles tramas policiales,donde el asesino acecha dentro de la casa para masacrar a sus moradores, el mundo duerme, todavía confiado, mientras guarda debajo de su cama armas más que suficientes para causar su propia destrucción."

Existen 25 000 ojivas nucleares, dijo Fidel, retomando las palabras de la intelectual  -refirió el Diario cubano, Granma-  "están ahí, amenazantes y celosamente protegidas en instalaciones militares de 8 países" que tienen el poder del exterminio de la humanidad en el momento que lo decidan.

¿Para qué...?

¿Cuál es placer de estos hombres de guerra que arropados como corderos, llevan debajo de la piel un arsenal de armas nucleares capaz de aniquilar, en cuestión de segundos, la existencia humana y el único Planeta -hasta el momento- con seres inteligentes?

¿Sesudos...digo?  Es que hasta los seres inferiores trabajan para su bienestar y no para su propio daño.

¡¡¡¿ Señores guerreros -y no hace falta nombres- hasta dónde llegarán con su absurdo comportamiento ?!!! La tierra es la madre más perfecta y como tal hemos de cuidarla para que siga nutriendo a sus próximos hijos con el excelente estado físico que le ofreció a los primeros moradores; o al menos, con la elemental pureza en sus aguas, en su atmósfera, en su universo.

Desde que el hombre alcanzó esa condición está guerreando ¿Será que no parará hasta perderla?


26/02/12
Publicar un comentario