domingo, 8 de mayo de 2011

No existe nada más sagrado que una Madre


Por Denis María Reyes

Todas las fechas, los momentos, los hechos tienen una primera vez, pero el suceso en sí, siempre existió; y ese es el caso de las mamás que… ¿Acaso no existieron desde que los seres unidos en pareja comenzaron a procrear a sus semejantes: los hijos?

Por eso, desde muy lejanas datas se celebra el Día de las Madres o el Día de la Madre, como le llaman en otros países; y no interesa si es el primero, como en España; o el segundo domingo de mayo, como en Cuba,  Estados Unidos, Chile, Perú, Colombia, Venezuela y otros países de Latinoamérica y Europa.

O, según la tradición mejicana, que la celebración es el 10 de ese propio mes, mayo; o en el tercer domingo de octubre, tal y como determinaron los argentinos. Mas, lo esencial es que en todas partes del mundo hay, aunque sea un día, dedicado al más sublime y puro de los seres de la tierra: la Madre

Y es que, el hijo, ama a la progenitora de sus días; y tal vez ningún ser que se precie de ser un humano cabal, deje de hacerlo, pero solamente una madre será capaz de entregar su vida a cambio del hálito de su retoño.

Recoge la Historia que el homenaje a la Madre comenzó en la antigua Grecia –según sus creencias-  en honor a la Diosa mitológica Rhea, madre de los Creadores Zeus, Poseidón, Neptuno, Plutón, entre otros. En tanto los romanos celebraban la fecha el 15 de marzo, y los festejos eran durante tres días.

En otras partes del mundo, según las creencias cristianas, el Día de la Madre, se celebra el 8 de diciembre, en honor a la Virgen María; Pero, según anotan algunos investigadores, el domingo de servir a la Madre se instituyó en el siglo XVII, e incluía el pago y el día libre para la servidumbre, que plena de regocijo acudía a reunirse con la progenitora de sus días.

En 1870 se instituye El Día de la Madre por la Paz, según el deseo de Julia Ward Howe, el que se celebra en diferentes fechas, según el país; en tanto en 1914, el Congreso de EE.UU. reconoce e instituye el segundo Domingo de Mayo como el Día de las Madres, fecha extendida hacia otros países, entre ellos el nuestro, Cuba y obedeció a la petición de Ana Jarvis, quien había hecho la solicitud a varias organizaciones. De esa manera quería homenajear a su madre, la que perdió desde muy joven

Como podemos apreciar siempre ha habido y siguen existiendo miles de razones para manifestar nuestra adoración por la madre; el ser que más que nada y nadie sobre esta tierra, merece amor, dedicación, devoción; y no una enorme manifestación de afecto hoy, sino todos los días de su existencia, y aún más allá de la muerte.

No se qué dirían ustedes, pero si me preguntasen a mi, no dudaría en responder que no existe nada más sagrado sobre la tierra, que una Madre.
08/05/11
Publicar un comentario