lunes, 4 de abril de 2016

De Abril en Abril



Por Denis María Reyes 

Ahí, como en esa foto, casi comienzan los “abriles”; no el mes de abril, sino los que van sumando sobre sus cuerpecitos, los que les muestran lo bueno y lo malo de la vida; durante los que forjan su personalidad, su futuro; los que, finalmente, dirán qué clase de humano llegó a ser, o si serán recordados u olvidados por la calidad y la firmeza de sus huellas. 

Ahí están ilusionados, sedientos de conocimientos; alegres, juguetones, locuaces, repletos de energías y esperanzas, las que puedes ver en sus ojitos negros o azules; verdes o color café, brillantes, cual dos solecitos mañaneros, al iniciar su caminata hasta el inevitable ocaso.

Hoy, una histórica motivación los despertó temprano, celebrarán sus “abriles”, pero no el suyo propio, sino el de la vanguardia juvenil que en este mes, un día 4 de 1961 y 1962, los integró a la Unión de Pioneros y a la Juventud Comunista de Cuba. Este día, cuando cumplen poco más de medio siglo, la primera 55 y la segunda 54, continúan vigorizando sus ideales políticos e ideológicos, su identidad ciudadana y las raíces culturales que ancestralmente han sustentado su amor patrio. 

Frágiles ahora, pero increíblemente inteligentes, perciben, preguntan, entienden; son como esponjas que absorben cuanto pasa al alcance de su vista, capacidad que les permite convertir en realidad la máxima martiana: “el pueblo más feliz es el que tenga mejor educados a sus hijos, en la instrucción del pensamiento, y en la dirección de los sentimientos.”  

Su integración a las organizaciones juveniles fue el pretexto para juntarlos en ideas, pero igual, ayudarlos a crecer fuertes en principios, en sabiduría y carácter; para hacer de ellos hombres que sepan mirar hacia atrás para continuar adelante, porque como dijera el Maestro (…)”para estudiar las posibilidades de la vida futura de los hombres, es necesario dominar el conocimiento de las realidades de su vida pasada(…) no se puede predecir como progresará el hombre, sin conocer como ha progresado.”

Por eso ni los más añejados, ni los menos, olvidarán el abril de los jóvenes, pero tampoco los días de la batalla de Girón, cuando bandas mercenarias intentaron arrebatar el triunfo revolucionario a los cubanos y cercenaron la vida de muchos de ellos, cuando aún, algunos, eran casi niños.

Son fuertes razones, para ir de abril en abril, recordando la historia. 

04/04/16
Publicar un comentario