viernes, 6 de junio de 2014

¿Están garantizados en el mundo los derechos de las personas? NO



Por Denis María Reyes

Hospital Clínico Quirúrgico de Holguin
¿Están garantizados en el mundo los derechos de las personas? Esa es una interrogante  que el espacio noticioso TeleSUR  puso a consideración de sus lectores, mediante el boletín que comparte en el día a día con ellos, lo que obviamente despertó mi curiosidad.

¿Cuáles son los derechos de las personas?

En mi criterio, además de los enunciados en los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, está el derecho a nacer, crecer y solamente dejar de existir cuando la naturaleza cancele nuestro tiempo aquí, algo que se viola a diario en cifras millonarias.

Un sinnúmero de seres no llagan al paraíso terrenal porque no les dejaron salir a la luz, crecer y disfrutar del más elemental bien que proporciona la naturaleza: la vida. Otros, por puras ansias de poder, maquinalmente son lapidados como si fuesen dañinos bichos.

Pero de la misma manera otros miles y miles desandan por las calles por carecer de un hogar, se prostituyen o escudriñan en los basureros para no sucumbir en el intento de sobrevivir. En una gran parte de la humanidad los servicios de la salud son casi un lujo, pues se carece de alternativas para respaldar las necesidades, porque, primero, tendrán que garantizar  “el techo” y después, los alimentos. Existen países donde ante la enfermedad de un pequeño, la única opción es volverse a su hogar y esperar que la muerte “cargue” con él.

Especialistas en plena faena
Por suerte en la caribeña Isla de Cuba, desde el victorioso enero de 1959, los niños no mueren por falta de asistencia médica, pues por disposición Constitucional todos tienen Derecho a ser atendidos y a que se les proteja integralmente desde que están en el vientre de su madre. Y me refiero a éste, por ser uno de los derechos fundamentales del hombre.

La Salud cubana alcanza a todos sin costo y va al más recóndito rincón de la Isla sin obviar ninguna especialidad. Responde por el control higiénico y epidemiológico de la nación y garantiza las medicinas y los medios tecnológicos necesarios para el diagnóstico de las enfermedades a sus ciudadanos, amén de las limitaciones provocadas por el acérrimo bloqueo estadounidense contra la Isla; y de algunas deficiencias del hombre, que no desconocemos.

Aunque, al País  si le cuesta; y para ilustrar someramente mencionemos que un parto natural y una cesárea  –publicó el diario cubano Granma en una de sus ediciones- cuestan más de 340 y 540 pesos, respectivamente, en tanto una aneurisma disecante de la aorta, pasa de los 12 200.

Eminentes dermátologos holguineros
La formación del personal para la Salud, la Educación y de las más diversas profesiones son otros de los logros cubanos. De ello dan fe las miles de personas que en el Orbe han sido rescatados de la muerte y la ignorancia, gracias a las expertos y técnicos cubanos.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, aprobado un 10 de diciembre de 1948, precisa en sus 30 artículos, cuáles son los derechos políticos, civiles, culturales, económicos y sociales de las personas, entre los que figura igualmente uno que en estos tiempos es muy “llevado y traído” según la conveniencia de algunos políticos: se trata de la libre determinación de los pueblos a elegir el Status gubernamental que desee.

¿Acaso desconocemos cómo se está violando este importante Derecho? Y si fuésemos al detalle, además de los mencionados encontraríamos que en una gran parte del mundo NO ESTÁN GARANTIZADOS NI LOS DERECHOS MÁS ELEMENTALES DE LAS PERSONAS.

En muchas Naciones porque no pueden -son muy pobres-; en un número considerable, porque los aspirantes a este trono ajeno, no les dejan avanzar; y en las económicamente poderosamente, sencillamente porque no quieren. Es que les interesa más posesionarse sobre el mundo y hasta en las mismísimas alturas de del cosmos, que las necesidades de sus semejantes.

Así las cosas ¡¿Cómo van a ocuparse de los Derechos de las personas en la Tierra nuestra!? 06/06/14
Publicar un comentario